Sin duda alguna en nuestra vida enfrentamos momentos difíciles que nos llevan experimentar gran preocupación, ansiedad y temor. Estas situaciones nos pueden sobrecoger y hacernos sentir incapaces e inadecuados para enfrentarlas—y en realidad lo somos. Si tratamos de enfrentar estas situaciones en nuestras propias fuerzas será inevitable el no sentirnos incapaces y frustrados. Sabes, puedes venir con cualquier carga, problema o situación ante Dios (Mateo 11:28). Puedes venir a él sin pretensión en cómo te sientes—en total confianza y trasparencia —nuestra humanidad no lo toma por sorpresa. En realidad sentirnos inadecuados nos posiciona en el sitio perfecto para caminar en Su gracia. Es en medio de estas ansiedades y temores que estamos llamados a confiar en Su palabra. La Biblia nos dice en 2 Corintios 12:9 que Su gracia es lo único que necesitamos ya que Su poder se perfecciona en nuestra debilidad. Miremos nuestra debilidad y nuestras fallas como una oportunidad de experimentar Su poder trabajando en y a través de nosotros. Siéntete seguro en Su amor—recuerda Su amor no es prohibido y nos abraza en todo tiempo.
No fuimos creados para vivir (enfrentar) esta vida solos, si no en Dios y con Dios. Veamos nuestras incapacidades y debilidades como preciosas oportunidades para experimentar como el poder Dios es manifestado a través de ellas.
~Brenda


Share